MEDICIÓN DEL PIB

La función principal del PIB es mostrar la salud económica de un país, haciendo para ello una medición de bienes y servicios que se produzcan en un determinado tiempo. Para llevar a cabo la medición, se puede hacer uso de dos enfoques diferentes:

El primer enfoque consiste en determinar cuál ha sido el destino de los diferentes bienes o servicios producidos, es decir un flujo de gasto o productos finales. La fórmula utilizada para esta medida  consiste en consumo+ inversión+ gasto público+ exportaciones-importaciones.

En la parte del consumo se refiere a los bienes y servicios producidos en un año y que son adquiridos por empresas, familias o personas individuales. Se suma a la fórmula la inversión que  toma en cuenta aquellos bienes que adquieren las empresas para que formen parte de sus sistemas de producción.

Agregado a ello el gasto público que acumula todos aquellos bienes y servicios adquiridos por la administración púbica. Acá no se incluye el gasto de pensiones. Y por último, agregado a esta primera fórmula está el comercio exterior que abarca exportaciones e importaciones.  Las primeras son positivas puesto que son productos que se elaboran en el país y son vendidas a mercados extranjeros. Las segundas son restadas dentro de la fórmula, por representar un signo negativo debido a que por haber sido elaborado en el exterior no se incluye dentro del PIB.

El segundo enfoque, depende de cómo se han distribuido las rentas o ganancias  que se han generado durante la producción de bienes y servicios anteriormente mencionados. Para ello se suman las rentas que se generan en el ejercicio derivadas de la actividad económica.  La fórmula para realizar esta adicción está compuesta por salarios + intereses, rentas o alquileres + impuestos indirectos + depreciación + beneficios.

Cuando se habla de salarios se refiere a la relata que recibe todo trabajador.  Dentro de los intereses, rentas o alquileres se encuentran las rentas que reciben los propietarios de bienes han alquilado a otras empresas.  Con respecto a los impuestos directos incluidos dentro de esta fórmula también aparecen los impuestos indirectos como el IVA y otros impuestos que recibe el estado.

Adicionado a la fórmula, aparece la depreciación que es la renta que recibe las propias empresas para compensar el desgaste sufrido por su inmovilización. Y por último se suman los beneficios que se refieren a las remuneraciones que e reciben los propietarios de empresas.

Entonces para medir el PIB se puede hacer uso de cualquiera de estos enfoques ya que al final el resultado será el mismo.

Fuente: aulafacil.com 

   
   
Agexport
Camara de comercio
   

Otra pagina de la familia de CRD Internacional